1. Breves Consideraciones Sobre el Origen de la Creación

Breves Consideraciones Sobre el Origen de la Creación

Leyendo muchas notas del Internet y oyendo numerosos comentaristas, es fácil pensar que actualmente, pocos científicos creen en Dios. Parecería que la ciencia hubiera reemplazado a la religión como la única fuente creíble de aprender sobre la creación. Sin embargo, de acuerdo con John Lennox, basado en estadísticas recogidas de Baruch Shalev “100 Años de Premios Nobeles” (Los Angeles, 2005), sobre el 65% de los ganadores desde 1901 al 2000, creen en Dios. Curiosamente, hay un mayor número de no creyentes en el área de las humanidades, que en las disciplinas científicas.

En esta pequeña nota quiero revisar a un nivel básico, cual es la teoría científica actual sobre la creación del mundo y el riesgo que corre el que la usa para rechazar la existencia de un ser superior.

Actualmente, con los conocimientos científicos más recientes, la teoría universalmente aceptada sobre la creación que responde a las leyes establecidas de mecánica cuántica se conoce como el “Big-Bang” o la “Gran Explosión,” y se debe a Steve Hawkins. Está basada en el hecho conocido de que cuanto más lejos están las galaxias, tanto más rápido se van separando de la tierra. De esa expansión cósmica se infiere, al invertir el proceso en el tiempo, que un universo cada vez más concentrado, se origina de una “singularidad” inicial, antes de la cual no había nada. Este concepto es fundamental, es decir, antes de ocurrir el Big-Bang no existía absolutamente nada, ni espacio, ni tiempo, ni materia, ni vida. Súbitamente, se estima que hace unos 13.8 billones de años, se produce una explosión a partir de la cual, una vez que el calentamiento inicial va pasando, empieza a formarse la materia a niveles, primero subatómico y más tarde atómico. Por tanto, es en el momento de esa explosión cuando surge la materia, se crea el espacio y se inicia el tiempo.

Cuando se lee con detenimiento el párrafo anterior, surgen una serie de preguntas para las que, a mi modo de ver, la ciencia actual no tiene una respuesta aceptable.

  1. ¿De dónde sale esa singularidad? ¿Qué la origina? ¿Hay algún otro ejemplo conocido de un fenómeno similar?
  2. Sabemos que actualmente el universo tiene un tamaño de, aproximadamente, 93 billones de años luz (les recuerdo que la luz viaja a una velocidad de 300,000 km/s, y que un año tiene 31.5 millones de segundos, por lo que hablamos de tan “solo” 10^24 km), y que desde un principio se está expandiendo. Ahora bien, si el universo es el conjunto de todo el espacio que existe, ¿hacia dónde se está expandiendo?
  3. Recordemos que el Darwinismo habla de evolución, pero no establece origen alguno. El Big-Bang nos habla del origen de la materia, no de la vida, por tanto ¿de dónde surge la vida?, ¿surge con la extraordinaria complejidad que observamos aún en los organismos más sencillos? y ¿cómo se origina la capacidad de reproducción de la vida misma?

Fueron estas últimas dos preguntas, o más bien las últimas respuestas encontradas, por el descubrimiento de la complejidad increíble en organismos elementales que existieron desde un principio, las que hicieron que Antony Flew, el más conocido e intelectualmente respetado defensor del ateísmo del siglo veinte, se hiciera recientemente teísta.

Consideremos brevemente que la ciencia actual teoriza su existencia  pero no nos dice que produjo la singularidad inicial, y que tampoco sabemos de ninguna otra singularidad que haya ocurrido desde entonces. Por otro lado, si el universo lo contiene todo, ¿de dónde sale el espacio necesario para seguir expandiéndose?

Y la vida, con sus múltiples manifestaciones y su increíble complejidad a niveles elementales, ¿surge también espontáneamente? o ¿procede de materia inerte? Es claro que la ciencia seguirá avanzando, y que quizás, dentro de un tiempo, habrá explicaciones más complejas a las teorías que ahora tenemos, pero recordemos que por mucho que avance la pregunta subsistirá, ya que Pasteur probó que la generación espontánea no tiene base científica.

Como científico y con toda humildad creo que, a la luz de la ausencia de respuestas coherentes de la ciencia a las preguntas antes formuladas, aceptar la “explicación” científica actual del origen de la creación, es un acto de fe, ni mayor ni menor que el creer, como muchos grandes científicos han hecho, en la existencia de un ser superior eterno que origina la creación.  

Podríamos pensar que, si ambas posiciones son un acto de fe, no importa cual se adopte. Sin embargo, antes de llegar a esa conclusión, es conveniente revisar el argumento del filósofo, matemático, físico, y teólogo del siglo XVII Blaise Pascal creador de a teoría de la probabilidad. La llamada “Apuesta de Pascal” es a menudo descrita con la tabla que sigue.  

 Dios ExisteDios no Existe
Crees en Dios (y vives en consonancia)Felicidad Eterna (=Cielo)Nada Ocurre
No Crees en Dios  Condenación Eterna (=Infierno)Nada Ocurre
Apuesta de Pascal

Básicamente Pascal argumenta que, aún sin haber certeza alguna sobre la existencia de Dios, la posición lógica de una persona racional es vivir como si existiera y tratar de creer en El. Si Dios no existe, la pérdida sería finita, mientras que, si existe, su ganancia podría ser la eternidad en el cielo y por tanto infinita, a la vez que evitaría una pérdida infinita como sería la eternidad en el infierno.

Por Antonio R Quesada

A esta altura de mi vida reconozco que lo que creo saber es ínfimo comparado con lo que desconozco. Usando mis experiencias, trato de profundizar en algunas ideas espirituales básicas que comparto con toda humildad a fin de animar a otros a que hagan lo mismo. Agradezco de antemano cualquier sugerencia o corrección que reciba. ________________________________________________________________________________ At this time of my life, I acknowledge that what I think I know, is minimal compared to what I don’t know. Using my experiences, I try to deepen on some basic spiritual ideas that I share with all humility, with the purpose of encouraging others to do the same. I thank you in advance for any suggestions or corrections that I receive. ________________________________________________________________________________ Dr. Antonio R. Quesada, Professor Emeritus of Mathematics at The University of Akron. Ohio Teaching Fellow. Director of Project AMP. T^3 International Emeritus Professor.

29 comentarios

  1. Todo se reduce a la Fé. Tu argumento sobre el origen del BigBang a prueba de balas con los conocimientos actuales. No quedo tan convencieo con tu argumento de el origen de la vida. Has visto la cantidad de mutaciones que han ocurrido en estos dos últimos años con el Corona Virus. El virus ha evolucionado mediante «trial and error»(mutaciones). Los errores (cambios no favorables al beneficio del mutante)mueren, los cambios viables y favorables lo hace crecer, fortalecerse y prosperar. ¿Que son dos años ante 13.8billones de años de existencia? ¿Cuántas mutaciones y combinaciones favorables habrán ocurrido en 13.8 billones de años partiendo de una sopa primordial de materia-energía producida por el BigBang…y para colmo dirigida por una mano Divina?
    …tema para ser acompañado por al menos dos botellas de vino…

    1. Gracias Jerry. Entre otroas cosas, Flew dice: «Mi sola y única pieza de evidencia relevante (para un Dios Aristotélico) es la aparente imposibilidad de proporcionar una teoría naturalista del origen, desde el ADN, de las primeras especies reproductivas…[de hecho] la única razón por lo cual empecé a pensar en creer en un Dios de primera causa es la imposibilidad de proporcionar una explicación naturalista del origen de los primeros organismos reproductivos»
      Entiendo que es la prueba, relativamente reciente, de la complejidad del ADN en especies elementales que existen inicialmente, lo que lo impresiona. Acepto encantado que abordemos ese tema -mas de tu especialidad- con un buen vinillo!

  2. Estupendo hermano. Mucha gente debería leer el libro de Flew, “Dios existe”, y reflexionar sobre sus argumentos.
    Las cuestiones que planteas son suficientemente profundas para creer en Dios aunque sólo sea “por si acaso”
    Un abrazo

  3. Muy bien planteado tu pensamiento, lo he leído con mucho interés y sin reservas lo apruebo. Es importante que sigas escribiendo.

  4. Amigo mío, estoy completamente de acuerdo contigo. No te olvides que somos personas de fé. Hay solamente un Ser que ha podido crear algo de nada. A mi manera de pensar, la teoría de la “Gran Explosión” es más que una teoría: es la prueba de la existencia de Dios.

  5. Antonio, no soy de ciencias, por lo que me resulta imposible abordar el tema desde la perspectiva que lo planteas. Plantearse el origen del Universo y de la vida utilizando el concepto «Nada» requiere definirlo previamente, pues nada es inexistencia. En otras palabras, con nuestros esquemas mentales de razón y lógica el asunto me parece misterioso y por tanto incomprensible para el ser animal humano. Pienso que para acercarnos a determinados temas ni la razón ni la experiencia son válidos, pues si las utilizamos, dada nuestra condición, no aclaramos nada, sino que nos complicamos más el descubrimiento de la verdad. Creo que la intuición puede ser fuente de conocimiento, lo que en modo es un planteamiento científico.
    Quizás el autor del Génesis sea el ser más genial que haya existido, en cuanto el pecado original de la soberbia lo ligó a intentar conocer la ciencia del bien y del mal. Quizás la clave esté ahí, no en saber el origen o el porqué de la vida, sino el indagar en el para qué y nuestra función en la vida dentro de espacio y tiempo en que vivimos; y cuando digo nuestra función me refiero a la de cada uno, pues no conviene marcarle el paso a los demás cuando no llegamos a descubrir el propio ritmo.
    Si el origen lo veo misterioso -problema adicional que tengo por haber tirado por el camino de las letras-, la explicación y definición de Dios que nos han dado me resulta algo patético y en muchos aspectos me da risa. Nos dicen que estamos hechos e imagen y semejanza de Dios y no me lo creo, pues Dios no puede ser imbécil ni perverso como el humano; cuestión distinta es que el hombre -también la mujer, no quiero lio feminista- participe de la naturaleza divina, como la obra de arte es parte del artista que la crea; pienso que si somos divinos lo somos en la misma forma que también lo son las hormigas, las montañas o los pimientos.
    Pienso que abordar este tema, como te dicen en el primer comentario, con un vino, puede ser una forma válida para no volverse loco y descubrir que el tema deba ser objeto de conversación, no para dominarlo o entenderlo, sino para pasar un rato relacionándonos con los demás. Dios y el origen de la vida, un buen motivo para hablar con los semejantes, pero sin ánimo de llevar razón.
    Interpreta mi comentario como un pequeño regalo para la criatura que acabas de parir -entiéndase tu blog.
    El vino lo pones tú cuando vengas por aquí.

    1. Querido Miguel: «Lo importante primero: el vino va,» y por eso tan solo haré unos comentarios breves a sólo parte de lo que dices. Ciertamente la nada es difícil de entender. El error común es removerlo todo hasta obtener un vacío, olvidándonos del espacio en el que ese vacío existe. El tratar de eliminar ese espacio no es fácil, pero al intentarlo repetidamente, con el tiempo, nos acerca más a poder imaginar/intuir la ausencia de todo (espacio, materia, tiempo, y vida), o sea al origen de la creación.

      Mi objetivo fue el exponer a los que solo creen en la explicación científica, a lo que sabemos y a lo que ignoramos. Es evidente el “acto de fe” que conlleva aceptar el Big Ban, por eso remato con “la apuesta de Pascal,” para subrayar lo que arriesgamos cuando rechazamos la creacion.

      Muchas de las cosas que se enseñan fueron escritas hace miles de años en el lenguage de la epoca, creo que solo la esencia es relevante. Algunos en la jerarquía siguen continuamente hablando ex catedra evidenciando su desconocimiento (acaban de sacar a un obispo de aquí, que usaba la palabra de Dios para justificar por qué no debíamos vacunarnos contra el Covi19). Afortunadamente, D. Jorge nos enseñó bien. La recta conciencia o Los valores fundamentales en los que basar nuestra existencia, son sencillos (Nuestro Señor es el mejor modelo), pero vivirlos con honestidad y crecer en ellos lleva toda la vida, porque cuanto mas avanzamos mas vemos nuestra pequeñez y todo lo que nos falta. En el camino, es nuestro crecimiento espiritual el que, con toda humildad, nos permite rechazar lo que no encaja con esos valores.

  6. Un enfoque del tema muy novedoso para mí, ya que no soy matemática y no se me había ocurrido basarme en las probabilidades para creer o no en la existencia de Dios. Si Pascal tiene razón digo como Sergio “ más vale creer, por si acaso”

  7. Querido Antonio.
    No soy muy conocedor de ciencias puesto que me dejan maravillado y con dudas. Sin embargo tus ideas me ayudan a entender algo y me conducen por un camino nuevo…
    Temas como la existencia de un Dios,el origen de la vida, la fé, el universo y la corelación entre todos me fascina y trato de mantenerme al margen de lo mâs básico. Tienes que seguir escribiendo más, aprendemos muchísimo, gracias por poner tu granito de arena.

  8. Menudo tema has elegido, Antonio, para estrenarte en tu blog. Sí, es posible que al final, en el punto último al que la ciencia nos pueda llevar, tenga que haber también un acto de fe.
    Creo que no se puede demostrar la existencia de Dios, como tampoco su inexistencia. Pero la gran complejidad de todo lo existente, especialmente de los seres vivos, tanto elementales como superiores, invita indudablemente a pensar que el «diseño inteligente» tiene que existir.
    (Según he leído en el blog de tu hermano, parece que esa es la idea que llevó a Flew a convertirse en teísta).
    Lo de creer «por si acaso» no deja de tener su gracia.

    1. Juan: he encontrado conocidos que se autodenominan agnósticos a la vez que creen sin vacilar en lo que nos dice la ciencia sobre la creación. Sólo trato de que entiendan que, basado en todos los “huecos” que tiene la teoría del Big-Ban, también es un acto de fe lo que hacen, cito lo que hizo cambiar al ateo más reconocido, y les recuerdo el riesgo que corren de acuerdo con Pascal. Ojalá que ayude a alguno de ellos.

  9. ¿Qué será, será?
    Magnifico razonamiento el tuyo.
    Pero tanto una teoría como la otra, al fin y al cabo, nos conducen, como siempre, como ha ocurrido siglos tras siglos, y por ahora seguirá ocurriendo, a la única salida posible del callejón, a un “acto de fe”.
    Sea lo que sea, será.
    Ah, al vino me apunto.

    1. De acuerdo, pero por más que avance la ciencia no creo que se llegue a demostrar la creación científicamente. Me atrevo a decir eso porque ese es el único ejemplo conocido de algo que surge de la nada.

  10. Muy buen blog. Sería interesante alguna aportación sobre la posibilidad de inferir la existencia de Dios a través de los modelos matemáticos. Saludos y gracias por compartir.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *